Reguladores solares

Un regulador solar tiene la función de hacer de intermediario entre los paneles y las baterías. Los reguladores solares normales, adaptan el punto de funcionamiento de los paneles a la tensión de carga de la batería en cada momento, según su estado de descarga.

Elegir el regulador

Los dos datos más importantes a la hora de elegir un regulador son la tensión de las baterías, y la corriente o potencia máxima de los paneles.

La mayoría de los reguladores funcionan automáticamente a 12 o 24 Voltios. Luego existen modelos más específicos para 36, 48 e incluso 60 Voltios.

Respecto a la corriente máxima, se ha de calcular la corriente máxima del conjunto de paneles que dependerá del tipo y la forma de conectarlos. El regulador debe poder soportar entre un 25 y un 30% más de esta intensidad.

 

Forma de conectarlos

Normalmente los reguladores, disponen de una toma de batería (positivo y negativo). Una toma de entrada de paneles y en algunos casos una salida de corriente CC para consumo.

Lo primero que ha de conectarse es la batería (negativo y positivo). Debe de conectarse al menos uno de los polos a través de un fusible de corriente de fusión superior a la máxima del regulador.

Después se conectan los paneles respetando la polaridad y según los casos también a través de fusibles que protegan los paneles (la cantidad y tamaño de los fusibles, depende de lo recomendado por el fabricante de los paneles.

Por último se conecta la carga o consumo en la salida. La salida de consumo, será a la tención de la batería, y estará limitada por la máxima corriente que controla el regulador. Nunca debe de conectar el inversor a esta salida. El inversor se conectará directamente a la batería. La ventaja de conectar los consumos de CC al regulador es que éste desconectará el consumo en caso de alarma por batería baja.

 

Tipos de reguladores

En general existen dos tipos de reguladores solares:

  • Reguladores PWM/ on-off
  • Reguladores MPPT

 

Reguladores MPPT

Los reguladores PWM/on-off, solo conectan o desconectan los paneles a la batería, esto implica que los paneles deben ser adecuados a la tensión de la batería elegida, y que normalmente el panel funcionará en un punto en el que no se obtiene la máxima potencia, produciendo una pérdida que puede alcanzar el 25 % de su potencia.

Por ejemplo supongamos que una batería de 24 voltios necesita en un momento dado 26 voltios para cargarse, y el panel es un panel Luxor de 180 Wp de 5,5 Amperios de intensidad máxima. El regulador bajará la tensión del panel a 26 voltios y cargará las baterías con los 5,5 amperios lo que significa que significa 143 W. Un 20% menos de potencia.

Un regulador MPPT, hace la función de convertidor CC/CC, de forma que busca el punto de máxima potencia del panel en cada momento, y transforma esta energía al punto que requieran las baterías. Esto permite un mejor rendimiento, y poder ampliar el tipo de paneles a utilizar en las instalaciones.

En el ejemplo anterior con el mismo panel de 180 Wp, y suponiendo las mismas condiciones cargará las baterías a 26 voltios con 6,9 amperios.

Como se puede ver la utilización de los reguladores MPPT permite realizar la instalación con menos pérdidas y rentabilizar antes la inversión.

Además los reguladores MPPT normalmente tienen una indicación de funcinamiento más sofisticada. Algunos de ellos pueden conectarse al ordenador, etc.